Quiero mucho más...

En mi habitación a oscuras, solo bajo la luz de la luna, has despertado una sed que solo tu ser puede saciar, has enloquecido un corazón que se creía a salvo en la individualidad sin intuir que solo te aguardaba a ti.

Mi torso se enreda entre tus piernas sin darme cuenta que es mi cabeza la que, en verdad, se lía entre ellas. Mi cuerpo, oasis de tantas necesidades foráneas ya satisfechas, no quiere albergar otra cosa que tu antojo más profundo pues, mi cuerpo, es solo tuyo.

Envuelvo tus senos con el aliento de mi deseo, no puedes disimular querer un poco más, y aprovecho tu calor para colarme dentro de ti, aunque, reconozco, eres tú quien se cuela en mi sentir.

Con los ojos cerrados te intuyo a mi alrededor jadeante, me aprietas, y solo puedo dejarme ir sin saber que será de mí…

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.